Aquella vez que presentaste al “amor de tu vida” a un amigo/a y te quedaste sin amor y sin amigo/a. Y sin vida (al menos eso pensabas entonces, cuando el corazón hizo “crack”). Los años malgastados con personas/empresas/aficiones tan indispensables e importantes que resultaron inútiles y estúpidas. Los votos que depositaste en una urna [...]

Sigue leyendo...

En tres días llegará San Valentín, un santo con pose y actitud de portero de discoteca; la jornada más excluyente y comercial (y una de las menos ecológicas) de todo el santoral.   San Valentín es excluyente porque el amor de pareja no es amor universal… Y porque el mundo está lleno de corazones rotos y [...]

Sigue leyendo...

  Melchor ya prepara las sacas para entrar en la península ibérica. Su aspecto de empresario ruso y un cofrecito con oro han sido sus tiques de entrada. “¿Es un viaje de negocios?” le pregunta un funcionario con gafas de sol. “¡No!, es un viaje de placer. Hemos venido a visitar a miles de niños”. [...]

Sigue leyendo...

Coolifowerenses, ¿queréis ser superhéroes? Ahora podréis, hacedme caso.. Y no todos los días uno tiene la posibilidad de serlo. Ahora yo soy un campeón. Lo dice Charles Atlas y mi madre. Fue sencillo. No me tuve que poner los calzoncillos por fuera ni utilizar un látigo (para estas cosas, alguien inventó la noche de los [...]

Sigue leyendo...

Abiertamente ecológicos, encontramos una frase reveladora en su web: “Creemos en una nueva economía ascendente basada en la responsabilidad de las empresas y en el talento de nuestro consumidor para conseguir un mundo más justo”. La afirmación concuerda plenamente con los valores de Cooliflower, así, Ufana Ecomercats ha de ser tienda (tiendas, en este caso) [...]

Sigue leyendo...

Una de las primeras cosas que te enseñan en el colegio -o quizá una de las pocas cosas que no se olvidan- es que la energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma. La energía cambia de estado, se mueve, se transforma en luz, en movimiento, en calor, en michelines… Bajo el capó [...]

Sigue leyendo...

Partí el sillín de la bicicleta el primer día que la estrené. Me lancé cuesta abajo, volé algunos metros y aterricé bruscamente sobre el mullido cojín de mi “cross”. Unas semana más tarde me dejé media rodilla sobre el campo (estuve coleccionando granitos de arena extraidos de la herida todo un mes). Más inexplicable fue [...]

Sigue leyendo...